8 agosto, 2019

“El diálogo es el pilar de la gestión”

Entrevista a Vanesa Pafundo (Directora Académica de ADE)

Redacción por Redacción En Nota

En un contexto muy complejo, Vanesa Pafundo lleva adelante la tarea de coordinar materias, inscripciones, recursos humanos, gestión de aulas. Le toca bailar con la más fea, pensamos. Sin embargo, como pasa con muchos de nuestros docentes, la carrera la enamora. “Acá se produce todo el tiempo”, dice, y entendemos que para ella también el esfuerzo vale la pena.

Nuestra carrera no tiene presupuesto propio, ¿de dónde salen los recursos?

De los presupuestos de las otras carreras de la Universidad y de la partida que el Ministerio otorga para el CINO. No tenemos presupuesto propio porque somos una carrera nueva que está en proceso de normalización. Hasta que no se conformen los claustros y no haya elecciones para determinar sus representantes no estaremos normalizados.

Entonces hay que esperar cuatro años.

Efectivamente, después de que se den todas estas condiciones tendríamos la facultad de manejar un presupuesto propio.

¿Dependemos completamente del rectorado?

Del Ministerio, en realidad, porque las partidas son diferenciadas.

¿De dónde partió la necesidad de achicar la cantidad de comisiones?

Se parte de la tipificación. En nuestro caso es de cincuenta alumnos para los prácticos de materias teóricas y veinticinco para las materias de taller. Con la cantidad de inscriptos se diagrama entonces la cantidad de comisiones que se van a necesitar.

Con esta diagramación, ¿quedaron alumnos afuera de la cursada?

Los doscientos alumnos que son en promedio los que actualmente están cursando las materias nuevas, los que empezaron en 2016 la carrera y avanzaron en todas o casi todas las materias ofertadas, todos se pudieron inscribir. Después hay cosas que ocurren en cualquier carrera, que te gusta un horario y no lo podés conseguir, por ejemplo.

¿Qué cambió respecto del año pasado?

El año pasado en el segundo cuatrimestre hubo comisiones que tuvieron siete alumnos. Una comisión con siete alumnos no la podemos sostener, lamentablemente.

¿Por qué tenemos que cursar en Artes Dramáticas?

Artes de la Escritura es una carrera pensada transversalmente. Participaron en su armado los compañeros de otros departamentos, de artes audiovisuales, de artes multimediales, de artes dramáticas y otros. En ese sentido, la carrera se nutre de esos departamentos y ellos a su vez tienen sus limitaciones y sus necesidades en el contexto actual. Las Dramaturgias ofrecen pocos cupos pero van a estar abiertas los dos cuatrimestres para que los alumnos puedan ir turnándose en su cursada. Serán aproximadamente cuatro o seis materias las que tendrán estas restricciones. El cuatrimestre que viene esperamos sumar, a las cuatro Dramaturgias, Narrativa Audiovisual y Taller de Narrativa Audiovisual. De esta manera queremos ir aliviando la tensión de no poder llegar a cursar las diez materias previstas para primer año.

¿Se va a seguir abriendo la oferta de acuerdo al plan de diez materias anuales?

Va a ir variando de acuerdo al plan, pero sí, la intención es abrir entre cuatro y cinco materias por cuatrimestre.

¿Qué va a pasar con idiomas y optativas?

Optativas son materias a elección. Todavía no lo pensamos porque estamos esperando a terminar con la oferta de primer año. Queremos que haya muchas posibilidades, como por ejemplo un seminario de otra carrera, o alguna materia de Crítica. Con respecto a los idiomas, Sandra Torlucci, la rectora, firmó un convenio de cooperación con Francia y tenemos una posibilidad de que pueda aparecer el francés como opción. Con la oferta de idiomas va a suceder algo parecido a la oferta de otros departamentos, habrá que articular y en la medida de lo posible pedir que se abran nuevas comisiones para esta carrera. También estamos estudiando la posibilidad de hacerlos a distancia.

Con respecto al plan de estudio ¿los estudiantes vamos a poder intervenir en algún momento con sugerencias o ideas?

Sí, cuando se establezca un Centro de Estudiantes y haya representantes de los claustros, tendremos un Consejo de Carrera y se discutirán todas las áreas. Ahí, en el Consejo de Carrera o Consejo Departamental se va a dar este debate.

¿Tenés alguna opinión respecto del conflicto de Formación Docente?

Es un conflicto que viene desde hace mucho tiempo. La reforma de los planes del profesorado se viene discutiendo hace por lo menos cuatro años. En esas discusiones y debates participaron todas las partes interesadas: estudiantes, docentes, autoridades. Se acordaron determinadas cosas que además son necesarias por ley. Al reformarse la ley federal de educación y modificarse los planes de estudio los títulos también debieron adecuarse. No es posible tener un título de profesor de EGB, si éste ya no existe. Los estudiantes no quieren aceptar parte de esta reforma, aunque ya estaba acordada. Personalmente creo que se trata de una cuestión política.

¿Qué opinás del cierre de todas las sedes impulsado desde el rectorado?

Las decisiones que toma Sandra Torlucci no son ni arbitrarias ni apresuradas. Han sido meditadas y además consensuadas con los decanos y los consejeros afectados específicamente por el conflicto de la toma. Tiene que ver con un modo de acción política frente a un hecho determinado de un grupo de estudiantes que está impidiendo el funcionamiento institucional de la universidad. Cerrar todas las sedes permitió agudizar el conflicto, que se visibilice, que todos se enteren, tomen posición, se involucren de una u otra manera. Podemos estar no de acuerdo con el momento en que se tomó, pero no hay ninguna medida que la gestión tome de manera inconsulta.

¿Se pudo pagar el alquiler de este edificio o siguen los temores de que el algún momento puedan desalojarnos?

Desalojarnos, no. Hay una posibilidad de que la UNA reciba algún otro edificio y entonces no tengamos que pagar alquiler, pero por ahora no está claro.

La emergencia económica que se votó el año pasado sigue vigente, ¿cómo nos afecta?
Significa que se prioriza pagar ciertas cosas y otras no. Hay muchos pagos que lograron regularizarse.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo y de la carrera?

Lo que me enamora todos los días es que esta es una carrera en la que se produce todo el tiempo. Es algo que yo no había experimentado como estudiante. Yo me gradué en Letras de la UBA. Puan forma críticos y lectores pero no escritores. Tenemos esa angustia de las influencias de la que habla Harold Bloom. Esta carrera viene a despegarse de ese fantasma.

¿Qué te gustaría decirles a los alumnos de Artes dela Escritura?

Quisiera que quede claro que esta es una Universidad en la que el diálogo es uno de los pilares de la gestión actual. Desde la rectora hasta los no docentes, todos tenemos vocación de diálogo y hay una identidad colectiva que se logró construir con mucho esfuerzo. Me parece que a veces los estudiantes de Artes de la Escritura, tal vez por desconocimiento de la tradición de esta universidad, traen discursos y fantasmas de otros lugares, pero que no tienen que ver con este espacio.


Vanesa Pafundo: Profesora de Enseñanza Media y Superior en Letras, Facultad de Filosofía y Letras, UBA.Doctora en Letras. Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Docente en: Universidad Nacional de las Artes (UNA), Fundación Universidad del Cine, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UADE, Universidad CAECE, Facultad de Comunicación de la UADE. Investigadora del Instituto de Estudios de Latinoamérica y el Caribe, Facultad de Ciencias Sociales, y del Instituto de Literatura Hispanoamericana, Facultad de Filosofía y Letras.

Entrevista publicada en La Pluma Nº1 en Julio de 2017.

Deja un comentario