26 julio, 2019

La problemática de los porcentajes

¿Un 10% de qué?

Julio Sandoval Berti por Julio Sandoval Berti En Nota

A diario oímos que las editoriales pagan a los escritores un 10%. Cabe entonces preguntarnos: ¿Un 10% de qué? Para despejar todas las dudas al respecto de lo que debería cobrar un escritor por cada libro que vende, te sugerimos que sigas leyendo este artículo.

¿Quiénes integran la cadena de edición, distribución y comercialización de un libro?

Para empezar a definir la cuestión de qué porcentaje gana o debería ganar un escritor, es primordial establecer primero quiénes son los otros actores de esta industria con quienes el escritor compartirá suerte y ganancias (si es que las hay).

En primer lugar tenemos al editor, que es quien financia la impresión del libro. Se encarga de todo lo relacionado al proceso de selección de las obras a publicar y de la edición completa del libro; que a su vez, comprende (no necesariamente en este orden): Corrección ortográfica y de estilo del texto en cuestión, edición y maquetado, ilustración o fotografía para la tapa y solapas, inscripción del copyright de la obra y otros trámites legales y de registro, publicidad y lanzamiento del libro, etc. Luego están los distribuidores. Que son los encargados de llevar los libros desde la editorial y distribuirlos en su red de librerías. Por último están los libreros. Que son los que finalmente ofrecen y venden el libro desde los escaparates de sus librerías.
Cada uno de estos actores se lleva su porcentaje de ganancia sobre la venta de cada libro.

¿Cómo se reparten los porcentajes de la venta de un libro?

En el blog de Eterna Cadencia, el editor Juan González del Solar, publicó un artículo titulado “El 10%”, donde cuenta cómo se reparten los gastos y ganancias sobre el precio de venta de cada libro. Según su experiencia, del 100% que se cobra por cada libro vedido, el 14% se ha gastado en la impresión. La cadena de venta de las librerías se ha quedado casi con el 46%. La distribución del libro se ha llevado otro 10%. Y del 30% que queda para repartir, el editor se queda con el 20%, y el escritor se queda con el 10%.

¿Un 10% de qué?

Las editoriales, en general, se refieren con ese porcentaje al 10% sobre el P.V.P. (Precio de Venta al Público). Lo que significa que de cada libro que se vende en el mercado, el escritor obtiene un 10% del precio de tapa (lo que paga el consumidor por el libro). Por ejemplo: Si un libro se vende en la librería a $250, el escritor recibirá $25 de esa venta por sus derechos de autor.

La mayoría de las editoriales paga a los escritores el 10% sobre el P.V.P. Aunque también hay editoriales que pagan un poco menos, quizá el 8% sobre el P.V.P., aduciendo gastos de publicidad u otros. Como sana costumbre, es conveniente fijarse bien que conste así en el contrato que vamos a firmar, porque también es posible que alguna editorial nos ofrezca un 10% sobre el Precio Neto, que es el precio que recibe la editorial por cada libro vendido después de deducidos los porcentajes de libreros y los distribuidores. Y lo que a simple vista pudiera parecer una cifra más abultada, cuando hacemos los cálculos correspondientes, nos damos cuenta de que en realidad es una cifra sustancialmente inferior a cobrar sobre el precio de tapa.

En nuestro ejemplo anterior habíamos visto que si el libro se vendía al público en $250, y al escritor le correspondía el 10% sobre el P.V.P., éste cobraba $25 por cada libro. Pero si ese mismo escritor hubiera firmado contrato por el 10% sobre Precio Neto en lugar de sobre el P.V.P., le correspondería: $11 por cada libro vendido. Dicho cálculo se obtiene de la siguiente manera: El Precio de Venta al Público es de $250. De ese monto la librería y la cadena de distribución se llevan el 46% ($115) y el 10% ($25) respectivamente. Es decir que el editor recibió por cada libro vendido de parte de la cadena de distribución unos $110. Que es el Precio Neto. Por lo tanto si el escritor recibe un 10% del Precio Neto, le tocarían unos $ 11, en lugar de los $25 que obtenía con el 10% sobre el P.V.P.

Otros aspectos importantes del contrato de edición

Hay muchos otros aspectos que cuidar a la hora de firmar un contrato con cualquier editor, no solamente el porcentaje sobre el P.V.P.
Los acuerdos con la editorial pueden involucrar también el cobro por adelantado de las regalías correspondientes a una determinada cantidad de libros, que en general va de los 500 a 1.000 libros.
En general, si el libro no se vende, ese adelanto será todo lo que el autor verá de ganancias. ¿Pero qué sucede si el libro llega a tener éxito?

En “El blog de Guillermo Schavelzon”, este famoso agente literario cuenta allí muchos de sus tips a la hora de cerrar contratos para sus representados.

“Apostar al éxito, implica negociar una gran cantidad de cuestiones, que van desde las regalías hasta la forma de liquidación de las mismas, los formatos, las ventas directas, los derechos secundarios, las ediciones en otros países, la exportación, los soportes electrónicos, las adaptaciones de cine y televisión, todo lo que hará que, si la obra tiene éxito, aumentará de forma radical los ingresos del autor”.

Guillermo Schavelzon

También recomienda cuidar que la editorial no le exija al autor más derechos de explotación que aquellos que ésta se compromete a utilizar. En este sentido hay que prestar especial atención a los derechos de traducción a otros idiomas, los derechos de adaptación para el cine y la TV, y los derechos de la edición digital, cuyos porcentajes sobre el P.V.P. pueden llegar al 25%. Por si el libro tiene éxito, recomienda Schavelzon, es oportuno además estipular una escala de porcentajes sobre el P.V.P., que vaya subiendo de acuerdo a la cantidad de libros vendidos, o un bonus o pago extra que vaya en el mismo sentido.


Nota publicada en La Pluma Nº2 de diciembre de 2017

Deja un comentario